Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Mis citas

Cita de Juan José Millas en El País el 19 de Noviembre de 2009

"Los vocablos no sólo contienen definiciones, también tienen sabor, textura, volumen, que las hay imposibles de tragar, como el aceite de ricino y las que entran sin sentir, como un licor dulce.
Las que curan y las que hacen daño, las que duermen y las que despiertan. Las que proporcionan inquietud y paz. Hay palabras, incluso, que matan".

miércoles, 29 de febrero de 2012

29 de Febrero 2012, Felicidades bisiestos

También se debe a los romanos en nombre del calendario. Proveniente de la palabra que daba el primer día del mes. Significaba anuncio porque es el día que los sacerdotes anunciaban al pueblo cuando sería el día de nonas, que unos meses eran de 5 y otros 7. La definición de Calendario es el sistema de medida del tiempo para las necesidades de la vida civil, con la división del tiempo en días, meses y años. Las divisiones del calendario se basan en los movimientos de la Tierra y las apariciones regulares del Sol y la Luna. Un día es el tiempo medio necesario para una rotación de la Tierra sobre su eje. La medición de un año se basa en una rotación de la Tierra alrededor del Sol y se llama año estacional, tropical o solar. Un año solar contiene 365 días, 5 h, 48 m, y 45,5 s. Un mes se calculaba inicialmente por los pueblos antiguos como el tiempo entre dos Lunas llenas, o el número de días necesarios para que la Luna circunde la Tierra (29,5 días). Esta medición, llamada mes lunar o sinódico, daba lugar a un año lunar de 354 días, 11‚ días más cortó que un año solar. Sin embargo, en los calendarios modernos el número de días de un mes no está basado en las fases de la Luna. La duración de los meses es aproximadamente una duodécima parte de un año (28 a 31 días) y se ajusta para encajar los 12 meses en un año solar. La semana procedía de la tradición judeocristiana que disponía descansar del trabajo cada siete días. No está basada en fenómenos naturales. Los romanos dieron nombre a los días de la semana en honor del Sol, la Luna y varios planetas. Al principio de los tiempos, los hombres primitivos llevaban a cabo su registro de fechas sobre arcilla, madera o en piedra, tomando en cuenta los fenómenos naturales, pero, finalmente elaboró un calendario en el cual tomaba en cuenta el tiempo solar, que con eso le dio origen a los días, los meses y los años. La humanidad se ha visto en problemas al tratar de registrar el transcurso de los días; nos basamos en tópicos para hablar de "invierno" en el norte, "lluvias" en los trópicos, "días sin fin" en una misma zona durante seis meses sin parar. Pero para ellos el comienzo del año siempre era algo que sucedía inevitablemente, sin tener la menor idea del número exacto de días. Hablamos de estaciones, pero hay tribus que solo tienen dos estaciones, o una estación húmeda y otra seca. Además, hay que contar con el problema de que la mayoría de las poblaciones no sabían contar. De los antiguos calendarios resumiremos diciendo que los antiguos babilonios tenían un calendario lunisolar de 12 meses lunares de 30 días cada uno, y añadían meses extras, cada tercero, sexto, y octavo año, cuando necesitaban mantener el calendario en línea con las estaciones del año. Los antiguos egipcios fueron los primeros en sustituir el calendario lunar por un calendario basado en el año solar. Midieron el año solar como 365 días, divididos en 12 meses de 30 días cada uno, con 5 días extras al final. Hacia el 238 a.C. el rey Tolomeo III ordenó que se añadiera un día extra cada cuatro años, que era por lo tanto similar al moderno año bisiesto. En la antigua Grecia se utilizaba un calendario lunisolar, copiado de los babilonios, con un año de 354 días. Los griegos fueron los primeros en intercalar meses extras en el calendario sobre una base científica, añadiendo meses a intervalos específicos en un ciclo de años solares. El original calendario romano, introducido hacia el siglo VII a.C., tenía 10 meses con 304 días en un año que comenzaba en marzo. Dos meses más, enero y febrero, fueron añadidos posteriormente en el siglo VII a.C., pero como los meses tenían solamente 29 o 30 días de duración, había que intercalar un mes extra aproximadamente cada segundo año. Los días del mes eran designados por el incómodo método de contar hacia atrás a partir de tres fechas: las calendas, o primeros de mes; los idus, o mediados de mes, que caían el día 13 de ciertos meses y el día 15 de otros; y las nonas, o el noveno día antes de los idus. El calendario romano se hizo enormemente confuso cuando los funcionarios que tenían encomendada la adición de días y meses abusaron de su autoridad para prolongar sus cargos o para adelantar o retrasar elecciones. Al principio, todos los meses pares tenían 30 días excepto febrero, en los años bisiestos, y los impares 31, cosa fácil de recordar. Pero al exigir Augusto que el octavo mes del año llevará su nombre quizá también que tuviera 31 días. Su infantil vanidad no pudo soportar el mes de Julio Cesar, julio tuviera 31 días y el suyo solo 30. ¡De ese modo el ilustre emperador se sintió feliz!Y le quitó un día a Febrero. El resto de los meses recibió su nombre de las palabras que significaban en latín séptimo, octavo, noveno décimo. Que eran las designaciones de los cuatro meses del año sólo que al principio tenía diez meses. En los primeros tiempos, el año romano, se iniciaba en la primavera, que parece ser la época natural, más tarde el comienzo de fijo el primero de enero porque entonces cuando los cónsules asumían su cargo en Roma. EL CALENDARIO JULIANO En el año 45 a.C. Cayo Julio César, un año antes de morir asesinado, siguiendo el consejo del astrónomo griego Sosígenes (siglo I a.C.), decidió utilizar un calendario estrictamente solar. Este calendario, conocido como calendario juliano, fijó el año normal en 365 días, y el año bisiesto, cada cuatro años, en 366 días. El calendario juliano también estableció el orden de los meses y los días de la semana tal como figuran en los calendarios actuales. En el 44 a.C. Julio César cambió el nombre del mes Quintilis a Julius (julio), por él mismo. El mes Sextilis recibió el nuevo nombre de Augustus (agosto) en honor de Augusto, que sucedió a Julio César. Algunos expertos mantienen que Augusto estableció la duración de los meses que utilizamos actualmente. El calendario juliano se basa en el egipcio de 365 días. Cada cuatro años intercala un día, y el año se divide en 12 meses de desigual duración, ya que 365 no es divisible entre 12 meses. EL CALENDARIO GREGORIANO El año juliano era 11 minutos y 14 segundos más largo que el año solar. Esta diferencia se acumuló hasta que hacia 1582 el equinoccio de primavera se produjo 10 días antes y las fiestas de la iglesia no tenían lugar en las estaciones apropiadas. Para conseguir que el equinoccio de primavera se produjera hacia el 21 de marzo, como ocurrió en el 325 d.C., año del primer Concilio de Nicea, el papa Gregorio XIII promulgó un decreto eliminando 10 días del calendario. Para prevenir nuevos desplazamientos instituyó un calendario, conocido como calendario gregoriano, que estipulaba que los años centenarios divisibles por 400 debían ser años bisiestos y que todos los demás años centenarios debían ser años normales. Por ejemplo, 1600 fue un año bisiesto, pero 1700 y 1800 no lo fueron. El calendario gregoriano recibe también el nombre de cristiano, porque emplea el nacimiento de Cristo como punto de partida. Las fechas de la era cristiana son designadas a menudo con las abreviaturas d.C. (después de Cristo) y a.C. (antes de Cristo) El calendario gregoriano se fue adoptando lentamente en toda Europa. Hoy está vigente en casi todo el mundo occidental y en partes de Asia. La Unión Soviética adoptó el calendario gregoriano en 1918, y Grecia lo adoptó en 1923 por motivos administrativos, aunque muchos países de religión cristiana oriental conservaron el calendario juliano para la celebración de las fiestas de la iglesia. Aunque el nacimiento de Cristo fue originalmente fijado el 25 de diciembre del año 1 a.C., los investigadores modernos lo sitúan ahora hacia el cuarto año de nuestra era. Puesto que el calendario gregoriano todavía supone meses de distinta duración, haciendo que fechas y días de la semana cambien con el tiempo, se han hecho numerosas propuestas para un calendario reformado más práctico. Estas propuestas incluyen un calendario fijo de 13 meses iguales y un calendario universal de cuatro periodos trimestrales idénticos. Hasta ahora no se ha adoptado ninguno. El calendario se adelanta un poco al sol cada año van a 26 segundos, lo cual equivale a un día cada 3323 años. El calendario mundial mantiene los tradicionales doce meses, divididos en cuatro partes iguales llamado también trimestre, de 91 días con 13 semanas cada uno. El octavo mes de este calendario consta de 30 días cada uno, mientras que enero, abril, julio de octubre son meses de treinta y un días, que siempre empiezan en domingo. El día mundial es el que conocemos como el último día del año y el día del año bisiesto se coloca entre el sábado, 30 de junio, y el domingo, 1º de julio. Ahora se sabe que los cronólogos explicaron en años del nacimiento de Cristo o año uno de la era cristiana, sufrieron una error de cuatro años por lo que el año 1963 debería ser realmente 1967; pero nunca se a cambiado para rectificar el error. Mucha gente sigue contando desde alguna otra fecha importante. Los musulmanes han elegido para iniciar su hégira, el año 622, año de la peregrinación de su profeta de la Meca a Medina; los judíos cuentan su era desde el año 3760 antes del nacimiento de Cristo; durante mucho tiempo, creyeron que ese año era el de la creación del mundo. Pero ahora se sabe que los de egipcios vivían en el valle del Nilo mucho antes del año 1 de los hebreos. A pesar de su exactitud con respecto al movimiento de los astros, el calendario gregoriano presenta serios inconvenientes en la práctica principalmente porque nunca indican los días de la semana con los del mes. Los calendarios lunares: El año consta de 12 meses o lunas alternativamente de 30 y 29 días, o sea 354 días. La diferencia de 11,25 días con el año solar hace que los meses viajan rápidamente a través de las estaciones. La duración promedia de la luna es de 29 días 12 horas 44 minutos y 2,8 segundos. Los calendarios solares: Están basados sobre la duración del año trópico, o sea el intevalo de tiempo entre dos equinoccios de primavera, o sea 365,2422 días. 365,2425 = 365 + 1 4 – 1 100 + 1 400 Eso significa que se agrega un día cada cuatro años (los años bisiestos), que se retira un día a todos los años seculares que deberían ser bisiestos (po ejemplo, 1900 no fue bisiesto y tuvo 365 días, a pesar de ser múltiple de 4). Y todos los años seculares múltiples de 400 son bisiestos (400, 800, 1200, 1600, 2000, 2400...) El año gregoriano tiene una duración superior al año trópico de 0,0003 días, o sea unos 3 días cada 10.000 años. COMO SE DIO EL NOMBRE A LOS MESES Del calendario romano se tomaron los hombres de los meses actuales. Enero: El primero fue llamado en memoria Janos, un dios que tenía dos caras, una delante y otra atrás y que, por lo tanto, custodiaba las puertas, ya que podía vigilar los lugares a la vez. Primer mes del año tiene 31 días, la creación romana de enero. Febrero: fiesta dedicada en honor a Februa, en donde se celebraba la purificación. Segundo mes del año, que en los comunes tiene 28 días y en los bisiestos 29. Marzo: quien recibió su nombre en honor del Marte, el Dios de la guerra. Tercer mes del año, tiene 31 días. Era el primer mes del antiguo calendario romano. Abril: Aprilis, Dios wue dio nombre al cuarto mes del año, primera juventud, figura cosa rara por su gentileza o color. Mayo: Maia, era una diosa por la cual bautizaron lo romanos a su quinto mes. Quinto mes del año tiene 31 días era el tercero del calendario romano "majus", dedicado a la Diosa maya. Junio: Juno, la esposa del rey de los dioses, Júpiter, dio su nombre a junio ocupa el sexto mes del año. Julio: se llamó en homenaje al propio Julio César, y está situado en el séptimo lugar en el calendario. Agosto: octavo mes del año y llamado así en honor de Octavio Augusto. Septiembre: nombre que se le dio por el significado griego de la palabra séptimo. Octubre: al igual que el mes anterior su nombre se dio por el significado en griego de la palabra octavo, situado en ese lugar en el calendario. Noviembre: así se dio el nombre por ser el noveno mes del año. Diciembre: así se le llamó por ser el décimo mes designado porque al principio el calendario romano tenía sólo diez meses. QUE ES UN DÍA "Tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta alrededor del Sol, estructurado por 24 horas, 1440 minutos y 86,400 segundos " COMO SE DIERON NOMBRES A LOS DÍAS Pero si la semana no tiene nada que ver con el sol, tampoco tienen la menor relación la luna, ya que un mes lunar dura veintinueve días y medio y no 28. La semana sólo son un producto de la mente humana por eso ciertas tribus tienen semana de tres días, otras de 4, de 5 de 6, y aún algunas suelen llegar a 10 muchos pueblos orientales, entre ellos los hebreos, tenían una semana de siete días probablemente a causa de los siete astros vagabundos o planetas que conocía el hombre. Hasta los nombres de los días de la semana provienen de ese cuerpo celeste: el sol, la luna y los cinco planetas descubiertos por los hombres primitivos. El lunes se dedicó a Luna. El martes a planeta Marte. El miércoles al planeta Mercurio. El jueves a planeta Júpiter. El viernes a planeta Venus. El sábado a Saturno. El domingo al Sol.

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.